La I de BIM

La I de BIM (Building Information Modeling) es la letra más importante dentro de esta palabra tan compleja. Es lo que diferencia un modelo vivo e inteligente de uno geométrico hecho con Sketchup, Autocad, 3D Max, Rhynosceros y otras interesantes herramientas de modelado. Pero la pregunta es: ¿Qué tipo de información es la que puedo obtener de un modelo BIM y para qué sirve?

De un proyecto digital podemos obtener renders, documentos constructivos, tablas de cuantificaciones y demás. Independientemente de su formato podemos decir que esto es lo que podemos llamar información de proyecto. Tanto esta información como cualquier otro tipo de entregables se congelan en el tiempo una vez impresas. Si tenemos que cambiar el diseño arquitectónico, materiales o algún otro aspecto del proyecto tendremos que volver a nuestro archivo nativo, realizar los cambios y exportarlos nuevamente.

Algo similar ocurre cuando trabajamos con un archivo CAD. Incluso aunque actualicemos nuestros dibujos, en cierto punto cuando tenemos que poner todos nuestros esfuerzos realizando repetidamente la misma tarea, podemos decir que nuestro proyecto no es un proyecto vivo. Mientras más cosas incluyamos en el, mayores serán nuestros esfuerzos en actualizarlos.

Si es tu primera vez navegando en un modelo BIM, primero seguramente te enfoques en entender la estrategia de diseño en cuanto a arquitectura y otras disciplinas, así como su funcionalidad y programa. En cambio, buscando en un nivel más profundo es posible encontrar un mundo paralelo repleto de información, la cual permitirá construir el proyecto lo más preciso y real posible.

La cantidad de información que podemos introducir y obtener de un modelo BIM es interminable. Seleccionando un elemento podemos leer toda la información que necesitemos. Podemos entender todas las propiedades geométricas del objeto como tamaño, volumen, peso y material pero, por otro lado, podemos saber su precio, fase constructiva (existente, nuevo, a demoler), comportamiento, carga térmica, momento de llegada a la obra, fechas de garantías, instalador, entre otras muchas más.

El por qué de toda esta información es poder gestionar, controlar y hacer seguimiento de todo el ciclo de vida de nuestro proyecto. Dicha base de datos podrá ser actualizada hasta en la fase de Operación y Mantenimiento. Incluso aunque necesitemos utilizar distintas plataformas para gestionar toda las fases del proyecto, toda la información está conectada e interrelacionada entre si. Esto es lo que podemos llamar un modelo vivo.

La información BIM funciona como un lenguaje genérico donde todos los participantes del proyecto, en cualquier parte del mundo, con diferentes idiomas, culturas y técnicas constructivas pueden ser parte del mismo equipo y trabajar colaborativamente, en pos de un mismo objetivo.

Cómo debemos cargar esta información? A modo de consejo, es importante definir de antemano cuál es la información necesaria en relación al uso que vamos a darle al modelo y, por otro lado, es mejor emplear mayor tiempo programando como incluir la información necesaria que utilizarlo en reorganizarla luego de que el modelo ha sido creado. Este proceso deberá ser documentado y compartido correctamente.

Un buen BIM  Manager producirá un buen BIM plan, entendido y acordado por todos los equipos pertenecientes al proyecto.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *